ARCORES en el mundo

ARCORES es más que una ONG o una fundación. Somos una red que agrupa organizaciones, iniciativas sociales y ONG’s pertenecientes o vinculadas a la familia Agustino Recoleta en más de 22 países, para impulsar y dinamizar la solidaridad, el trabajo por la justicia, la transformación social y el cuidado del planeta.

Creemos firmemente que la pobreza se erradica a partir de la infancia, vinculando las metas del Desarrollo Sostenible a las metas de la niñez y la adolescencia; es por esto, que contamos con más de 150 iniciativas, programas y entidades de servicio social, en los sectores: educación, salud básica y preventiva, agua y saneamiento, protección de la infancia, desarrollo productivo y ecología integral.

El ser y quehacer de ARCORES no está centrado solamente en la gestión y canalización de ayuda sino, principalmente en la sensibilización, en la educación para el desarrollo, en la promoción y lucha contra las causas estructurales de la pobreza, en el trabajo en Justicia y Paz e integridad de la creación; en el apoyo a la ejecución de proyectos de desarrollo e intervenciones en acción social en colaboración con las poblaciones de nuestras misiones y ministerios, y la búsqueda de fondos y gestión y canalización de ayuda que los haga viables.

OBJETIVO DE ARCORES

Trabajar por la paz y la justicia social, el fin de la pobreza, la igualdad y los derechos humanos. Todo ello, desde el carisma agustino recoleto –interioridad de la persona y pobreza evangélica - y enseñanzas de San Agustín de Hipona.

ARCORES pretende ser:

 El instrumento adaptado al contexto social concreto de cada país para la realización de acciones, actividades, proyectos, programas de trabajo por la justicia, servicio a los pobres y excluidos, y promoción de la solidaridad de la familia Agustino Recoleta.

 El cauce privilegiado para que las personas, las entidades, servicios y ministerios de la familia Agustino Recoleta puedan vivir su compromiso concreto y duradero en el trabajo por la justicia y la solidaridad.

¿DÓNDE ESTAMOS?



SUBIR